Patetic post, patetic...

|

Y resulta que la realidad llega y va y se desvanece.
Y, de repente, todo se avalanza, sin dejarte respiro, sobre ti.
Y resulta que sabes que es momentaneo, que no hay persistencia.
Y aguantas la invasión de ti mismo.
Y la suma de rencores, de olvidos y recuerdos que, te guste o no dependiendo del momento, forman parte de ti.
Y es en ese momento en el que decides derramarte en palabras e irte a la cama a llorar lo que no sabes decir.


Es vivir.
Aunque sólo sea para ti mismo.

1 comentarios:

Viento dijo...

Juju... pues las reflexiones nocturanas están presentes por acá...

Nos estamos leyendo...

D.

Publicar un comentario